Vivir “la verdadera experiencia española”

Sábado por la tarde hace frío y llueve. No es una lluvia torrencial de esas que te dejaría dentro de casa pero definitivamente es molesta. Las expectativas son altas mientras voy caminando hacia la plaza de la catedral de Barcelona y me entero que se llama la Plaça Nova, probablemente no sea yo el único que no lo sabe puesto que las otras personas que esperábamos para comenzar nuestra experiencia con trip4real se perdieron pues ninguno de mis vecinos barceloneses llama esta plaza por su nombre (esta se convierte en la primera anécdota del viaje).

La experiencia consistía en hacer una caminata por el barrio gótico de Barcelona con la narración de Vicenç Gonzalez, un local que no sólo conoce los tips turísticos del barrio sino que además los ha vivido. Luego iríamos a una cena en la casa otra persona que recibe grupos y los hace disfrutar de una comida casera-gourmet en la intimidad de su salón comedor.

La marca España parece hablar sólo de tapas, paellas y toros pero la verdad es que la verdadera experiencia española está en la diversidad de su gente.

La caminata por el barrio gótico se dejó colar entre la lluvia, el frío y la timidez de los que participábamos de esta experiencia, sin embargo se escuchaban opiniones de los madrileños, anécdotas de los canarios, recuerdos de los catalanes y mi curiosidad; al ser el único importado desde el otro lado del charco.

Llega la noche y la lluvia nos embiste con más fuerza mientras esperamos a Yves Nicolier entre especulaciones y cotilleos (muy propias de la cultura española) sobre su nacionalidad, orígenes y real conocimiento de la gastronomía catalana, al llegar rompemos el hielo con una cerveza y la calidez de la casa da paso a conversaciones más personales, apreciaciones individuales de la ciudad, anécdotas variopintas porque cada ciudad cambia dependiendo del espectador (o turista) que la visite.

comida preparada con Yves Nicolier Sandrok

Empedrat de Cigrons i RomescoLa comida catalana que nos espera es muy gourmet para parecerme realmente típica sin embargo la emoción de la preparación (y la salsa romesco) me hizo pensar en mi abuela cocinando para toda la familia los sábados por la tarde y al final lo que cuenta es la emoción que evoca la experiencia, el recuerdo que queda luego de vivirla y hay que reconocer que la presentación sirve además para tener unas fotos super chulas en tu album de viajes.

Y es que en resumen no se puede decir que España (o Barcelona) sea sólo esto o aquello, un destino es la mescolanza de su gente, es la suma de los detalles que cada turista percibe; como esa lluvia molesta que le dio un matiz único a esa noche, las vivencias y anécdotas de su gente a través de la historia que le dan carácter.

La verdadera experiencia española no es la que está en las guías turísticas, es su gente, su diversidad y el calor humano, enhorabuena a quienes con sus emprendimientos promueven experiencias únicas a los viajeros locales y extranjeros que se acercan por nuestras tierras.

Si se han quedado con el sabor en la boca y quieren saber más sobre turismo local y personalizado no se pierdan esta entrada que publicamos con un paseo por el gótico de Barcelona. Además les dejamos un video detalle de como va la movida de Trip4Real y su granito de arena por promover el turismo local.

 


Artículos Relacionados:

Comentarios

comentarios

Deja un comentario